Foto: L'equipe

En uno de los partidos más esperados de esta fase de la Liga de campeones, el Bayern de Múnich fue superior a un Inter de Milán que tuvo poca ambición y se vio desbordado por el equipo de Van Gaal que dominó desde el inicio, a un temeroso rival que tuvo ocasiones para llevarse el partido pero que veía como en el último minuto caía derrotado con el gol de Mario Gómez.

En el Velodrome de Marsella, hubo dos equipos con mucho miedo de encajar gol, muy pocas ocasiones por ambos equipos. Los hombres que habían sobre el tapete fueron generosos en su esfuerzo y se dejaron la piel, pero la gran defensa desplegada por ambos conjuntos impidió que ninguno de los dos cobrara ventaja en la eliminatoria, ahora será Old Trafford el que dicte sentencia, la eliminatoria está igualada y cualquiera de los dos puede pasar, pero no nos podemos engañar que el Manchester United sigue siendo el gran favorito.