Parece que José Mourinho debería de bajar del altar en el que vive y darse cuenta de que con el estilo de juego que está empleando su equipo, no es el adecuado para remontar una ventaja de siete puntos al eterno rival. Cuando alguien ve un partido de cada equipo, tiene claro cual de los dos tiene más posibilidades de pinchar y la sensación se repite jornada tras jornada.

Siempre que su equipo se deja puntos por el camino, llega el momento de sacar un señuelo y desviar la atención de prensa, afición y todos los que rodean a la liga española. Esta semana ha sido el turno de los horarios y días de partido, el técnico portugués se queja de ser perjudicado por las fechas de los enfrentamientos ligueros, pero con el calendario en la mano se demuestra que han descansado los mismo tanto Barça como Madrid.

¿Qué será lo próximo con lo que se excuse Mou? No lo se, pero empieza aburrir que no asuma responsabilidades propias de su cargo, es técnico del mejor equipo del siglo XX, vino para derrotar al Superbarça de Pep Guardiola y está fracasando en su intento. Hasta Pellegrini crucificado por los medios, a esta altura de la temporada llevaba más puntos y jugaba mejor que el actual Real Madrid.

Ahora es el turno de los dirigentes y aficionados madridistas, no deberían dejarse engañar por un trilero que nunca asume culpa ninguna, no es el Dios de los banquillos y no se puede defender a muerte a un técnico que no asume responsabilidades e intenta desviar la atención para mantener el prestigio, porque eso se puede volver en contra del club al final de temporada con otro año en blanco.