La goleada ayer del Osasuna en el Rico Pérez de Alicante ante el Hércules, ya ha tenido consecuencias en el club blanquiazul. En la noche de ayer fue destituido Esteban Vigo para buscar un revulsivo ante la mala situación deportiva del club, por ahora no se ha decidido que perfil de técnico se desea para el banquillo herculano, pero deberían darse prisa ya que el tiempo corre en su contra.

El club no tenía previsto la destitución y esperaba que Esteban levantará al equipo como hizo la temporada pasada en una racha similar pero luchando por el ascenso. La caótica situación económica del club no podía permitirse pagar alrededor de dos millones de euros en el despido, pero el reclamo de la afición y las derrotas importantes en casa como Almería y Osasuna, han hecho que se tome está decisión.

Ahora suenan como futuro técnico hombres experimentados en Primera División como Victor Muñoz, Victor Fernández y otro que también conoce nuestra liga como Hugo Sánchez. El cambio de técnico no asegura la salvación y el Hércules tiene un handicap con respecto a sus rivales. Esta plantilla llevaba gran parte del campeonato situada en los puestos cómodos de la clasificación, si bien sumaban derrotas tras derrotas fuera de casa, en el Rico Pérez sumaban los puntos necesarios para no sufrir, es más, el pasado mes de enero goleaba al Atlético de Madrid, desde ese momento llegó el caos y la mala racha ha llevado al farolillo rojo al Hércules.

Sus rivales en la lucha por la salvación están en una situación difícil desde que comenzó la temporada, la presión de jugarse puntos vitales desde el principio les ha hecho fuertes y están en el momento crucial del año, la plantilla blanquiazul tiene que saber vivir con esa presión y el técnico que acabe la temporada tiene que realizar un gran trabajo mental con los jugadores para que vuelvan a levantar cabeza.

El miedo que siente la afición herculana en caso de descenso, es que el club no pueda hacer frente a los pagos con los jugadores, también de la deuda que lleva arrastrando desde hace varias temporadas. La pésima gestión económica de sus dirigentes está llevando a una situación insostenible a la entidad, que no pudo realizar fichajes de invierno por falta de liquidez. Por ese motivo están expectantes con el futuro técnico y con la reacción de su club, ellos ya están jugando las finales que les queda de aquí hasta final de temporada y esperan que sus jugadores luchen hasta el final.