El pasado sábado 26 de febrero la Premier league se vestía de luto, una larga enfermedad causaba la muerte de Dean Richards a la temprana edad de 36 años. El central que militó en el Bradford City, Wolverhampton, Southampton y Tottenham Hostpur se retiró en el 2005 y volvió a su Bradford natal para ejercer su carrera como entrenador.

Este domingo en el Molineux Stadium, no era un día normal, la visita del Tottenham era el momento adecuado para rendir homenaje al central, dos de los clubes en los que militó se enfrentaban entre sí. El central se tuvo que colgar las botas en el mejor momento de su carrera, debido a los fuertes dolores de cabeza y mareos que padecía.

Y finalmente todos los aficionados que otrora les aplaudía en vida, mientras defendía la zamarra naranja, dieron un caluroso adiós con los jugadores de los Wolves y los Spurs en el centro del campo, representantes de los cuatro clubes en los que militó sujetaban camisetas con el nombre de Richards. El momento emotivo para los seguidores ingleses que daban su último adiós a Richards se corraboró en el campo con un partido de goles y emoción.

Hasta siempre, Richards.