Finalmente se disputó el partido en el estadio lituano, lo cierto es que el terreno de juego estaba para plantar patatas pero lo grande que tiene esta selección es que se adapta a cualquier circunstancia. La victoria deja muy cerca de la clasificación a la selección española que ahora ya no tendrá ninguna encerrona de aquí al final de la fase de grupos.

Desde el principio los hombres de Del Bosque no quisieron renunciar a su estilo de juego, eso sólo lo hacen los grandes y así hicieron durante todo el partido, mucha posesión y esperar un error del rival para hacer daño. El mal estado del césped hizo que hubieran equivocaciones en los pases y se perdieran balones que habitualmente no se pierden.

En el minuto 19 y con algo de fortuna se adelantaba España con gol de Xavi, su disparo desde fuera del área era desviado por un defensa lituano al fondo de las mallas. La roja comenzó a contemporizar sin perder de vista la portería rival, pero no sentenció y en la segunda parte un conocido de nuestra liga, Stankevicius mandaba un misil que Iker no pudo atajar, consiguiendo de esa manera la igualada.

En esa media hora no se pasaron apuros, Kijanskas en propia puerta adelantaba nuevamente a la selección española y Mata en los últimos minutos daba a su equipo el pleno de victorias en el grupo.