Primera derrota del Real Madrid en el Santiago Bernabéu esta temporada, ha ocurrido en el momento más importante del año a tan sólo dos partidos para recibir al eterno rival, en una semana donde el madridismo esperaba el pinchazo en una salida del Barça difícil.

Desde el principio a los hombres de Preciado le interesó el partido, ritmo lento de los hombres de Mourinho que echaron de falta la velocidad de la banda izquierda. Di María quiso echarse el ataque madridista a sus espaldas, pero pecó de individualista.

En la segunda parte el técnico portugués buscó la victoria, Higuaín volvía a los terrenos de juego para disputar media hora, pero se le notó falto de ritmo. E incluso llegó a introducir tres centrales para que Sergio Ramos estuviera más arriba y buscará profundidad por su banda, pero hoy no era el día del Real Madrid.

Los asturianos fueron valientes y no renunciaron a ganar el partido, el gol de De las Cuevas a falta de diez minutos daría tres puntos importantes a los suyos de cara a la lucha por el descenso.  Ordenado en defensa, pasó apuros sólo en los instantes finales del encuentro cuando su rival se lanzó a la desesperada con más corazón que cabeza, siendo un muro infranqueable Juan Pablo que salvó a su equipo en los últimos minutos.

Para que el Real Madrid tenga opciones de llevarse la liga, esperará la derrota del Barça en El Madrigal esta misma noche, todo lo que no sea ese resultado aumentaría la ventaja y a pesar de que dentro de quince días se verán las caras en el Bernabéu, la distancia y el calendario asequible de los cules harían que fuera una tarea casi imposible, pero la esperanza es lo último que se pierde.

Desde ese