Hoy ha demostrado el Manchester United porqué era el gran favorito para esta semifinal. Un gran juego acompañado con una exhibición en ataque en forma de ocasiones, por ambas bandas, por el centro, en profundidad de la manera que fuera llegaban los diablos rojos al área del Schalke 04, los mineros se veían incapaces de frenar la avalancha de juego inglesa y pudo aguantar gracias a un inconmensurable Neuer que demostró que es el mejor portero alemán del momento.

Otro jugador que demostró su clase y su gran momento de forma, el mexicano “Chicharito” Hernández lo hizo casi todo bien, tan sólo le faltó acertar una de las cinco claras ocasiones que tuvo ante Neuer. Pero sus movimientos y su gran primera parte ayudó al Manchester United a crear infinidad de ocasiones de peligro.

La afición de Gelsenkirchen no daba crédito al mirar el marcador electrónico al descanso, después de la exhibición de los primeros cuarenta y cinco minutos aún mantenía el cero a cero inicial, esperando que la reanudación cambiara la dinámica de su equipo para creer en Wembley.

Pero no ocurrió, el Schalke no inquietaba el marco de Van der Saar mientras que su rival seguía insistiendo en el área minera, pero su guardameta seguía marcándose un partido excepcional, pero llegó el minuto 67 en el que Giggs conseguía batir la portería teutona. El fútbol estaba siendo justo con el gran juego de los hombres de Ferguson y más justo fue dos minutos después donde sentenció el partido y casi la eliminatoria con el gol de Rooney.

Desde ese momento y hasta el final del partido, los diablos rojos hicieron un fútbol control y mantuvieron a raya a los atacantes alemanes que con más corazón que cabeza intentaba lo imposible, al final victoria merecida del Manchester United que se ve en la final de Wembley.