Ya tenemos final para la FA Cup inglesa, el Manchester City que regresa a una final treinta años después y el Stoke City que disputará su primera gran final.

En el derbi de la ciudad de Manchester, el hermano “pobre” consiguió con el gol de Yayá Toure meterse en su novena final y en la que conseguirá desequilibrar la balanza, cuatro finales ganadas y cuatro finales perdidas tiene en su haber.

Más que un equipo inglés, el City parecía un equipo del país de origen de Mancini, mucho músculo en el terreno de juego y muy poca creatividad en ataque, pero que al final fue suficiente para asegurar que su vecino no podrá optar a la triple corona. El gol a los siete minutos de la reanudación dejó tocado al United que noqueado e intentando levantarse de la lona, veía como Scholes era expulsado por una entrada muy dura a Zabaleta y eso fue la puntilla para que Mancini dispute su primera final con el Manchester City.

En la otra semifinal disputada en el Emirates Stadium, el Stoke City sentenció muy pronto al Bolton Wanderers y disputará su primera gran final. Han roto todas las estadísticas, llegaban sin haber hecho un gol en los primeros quince minutos y habiendo marcado la mayoría de sus goles en la segunda parte. A los treinta minutos ya habían hecho tres goles de la mano de Etherington, Huth y Jones. En la reanudación Walters hizo doblete para que llegase la manita ante el delirio de su afición.

La final se disputará el próximo 14 de mayo en el Wembley Stadium en lo que puede ser el ensayo de la gran final de la Champions.