Sólo un accidente puede evitar un clásico en las semifinales de la Liga de Campeones. El Barça en un partido complicado como anunció el mister culé, goleó a los ucranianos del Shakhthar que podría haberse llevado un resultado mejor para el partido de vuelta.

Las cosas comenzaron muy bien para el Barça con el gol de Andrés Iniesta en el minuto dos, pero los hombres de Lucescu quisieron ponerle las cosas difíciles a los blaugranas, presionando muy arriba y llegando con claridad a la portería de Valdés, pero la falta de acierto impidió que llegara el empate. De todos los equipos que han pasado esta temporada por el estadio barcelonista, este ha sido de los que más apuros le ha hecho pasar.

El gol antes del descanso de Alves dió tranquilidad a su equipo, un pase magistral de Iniesta que tuvo una visión perfecta del desmarque del lateral brasileño, daba una ventaja importante en el marcador para afrontar la segunda parte con el ánimo de sentenciar la contienda.

Superior fue el Barça en la segunda parte, dominó los tiempos del partido y el gol de Piqué, nuevamente en un saque de esquina, hacía justicia al dominio en la reanudación con el tercero. Pasaban los minutos y el fútbol control apareció, Pep Guardiola no quería arriesgarse a encajar un gol que le complicase la vida, pero llegó en un lanzamiento de falta lateral que remató en semifallo Rakitskiy haciendo el gol del honor.

Keita no dejó que los ucranianos se hicieran ilusiones, tan sólo dos minutos después del jarro de agua fría llevaba la ilusión a su parroquia con un golazo que dejaba la eliminatoria decantada para los blaugranas. Finalmente en los últimos minutos Xavi hacía el quinto y la gradería empezaba con cánticos típicos de clásicos.

Daniel Alves fue protagonista en todo momento tanto para lo bueno como para lo malo, puso en varios apuros a sus compañeros en la zaga con pases comprometidos y sus centros (debería hacerselo mirar) son casi todos perdidas de balón, pero apareció para hacer el segundo y asistir en el último de la noche.

Otros jugadores que quiero destacar son Mascherano y Busquets que siempre hacen el trabajo sucio de este equipo, nuevamente estuvieron a un gran nivel y fueron una de las excusas por la que el Shakhthar no se llevara mejor resultado del Nou Camp.

Ahora nuestros dos equipos en Champions comienzan a pensar en su eliminatoria de semifinales, pero no deben olvidar que en el fútbol puede pasar cualquier cosa y no sería la primera vez que veriamos un tropezón. No pasar apuros en el partido de vuelta debería ser el único pensamiento de ambas entidades, ya que si ocurre lo lógico nos hartaremos en las próximas semanas de hablar de clásicos, clásicos y más clásicos.

En la otra semifinal, el Mancheste United con gol de Rooney se impuso al Chelsea en Stamford Bridge y cobra ventaja de cara al partido de vuelta en Old Trafford.