Lo ha ganado casi todo con el Real Madrid, es todavía fuera del club un buque insignia para todo el madridismo, su juego y sus goles le han hecho ser de los mejores futbolistas del Mundo. Es una leyenda viva del fútbol nacional, querido y odiado a partes iguales, siempre crea expectación ya sea sobre el terreno de juego o con sus declaraciones.

Muchas veces he podido oír la frase, “Me gustaría ver a Raúl en otro equipo que no fuera el Real Madrid, ya veríamos lo que haría”. Está temporada fichó por el Schalke 04, la sorpresa fue general entre los aficionados merengues que se esperaban que el gran capitán fuera a un club de más prestigio, pero Felix Magath ex-entrenador minero le convenció para fichar por el club alemán.

Podemos criticarle, podemos alabarle pero no podemos obviar que la sombra de Raúl es agrandada, en la Bundesliga su equipo ha pasado apuros media temporada intentando salir de los puestos de descenso, al final lo ha logrado y está en la zona media, bien posicionado pero sin opciones a entrar en Europa vía liga. Una vez se llegó a una cómoda posición en el torneo regular, el equipo de Gelsenkirchen se dedicó en exclusiva a la Copa alemana y a centrarse en llegar lo más lejos en Champions.

Y lo cierto es que sí nos tenemos que guiar en esas dos competiciones, la temporada ha sido un éxito rotundo. Después de ganar en semifinales al Bayern de Múnich en el Allianz Arena con gol del eterno siete, disputará la final de la Copa alemana al Duisburgo en el OlympiaStadion de Berlín el próximo 21 de mayo. En la competición europea las cosas no han podido ir mejor, desde el principio del curso siempre ha sido una cenicienta, en su grupo se veía a Benfica y Olympique de Lyon superiores y finalmente el Schalke pasaba con autoridad, una vez en octavos de final era la cenicienta del sorteo, pero ha podido eliminar a equipos de renombre como el Valencia y el actual campeón de Europa, el Inter de Milán.

Este martes Raúl quiere seguir haciendo historia, las semifinales ante el Manchester United será una fiesta en Gelsenkirchen y el club seguirá escribiendo con letras de oro su página más gloriosa en sus 106 años de vida, pero no quieren que sea su última página, sobretodo Raúl que quiere agrandar su leyenda como máximo goleador continental, sólo con su presencia en el once titular ya infunde respeto a los “red devils” que desconfían de un equipo que a priori es inferior al líder de la Premier league.