Os debemos una y estos que están aquí no suelen fallar

Esa frase fue la que dijo Pep Guardiola en el Nou Camp durante la celebración de la consecución del título de liga en la temporada pasada. Y no falló en su promesa, en la noche de hoy el Barça se ha proclamado Campeón de Europa por cuarta vez en su historia.

El templo del fútbol coronó a su rey y eligió para ello al mejor equipo del momento, el Barça. He de decir y no por ser un equipo español, que me alegra la consecución del título por parte de los blaugranas. ¿Por qué? para que el todo el Mundo pueda ver que está filosofía es la que nos da espectáculo y con la que se puede ganar títulos. Durante varias temporadas se había puesto de moda la destrucción de juego como base de victorias, pero esta apuesta es arriesgada y es un ejemplo para muchos clubes que ya comienzan a fijarse en esta filosofía.

Hoy y como pasara hace un par de años, le costó entrar en el partido al Barça, pero a los diez minutos cogió la manija del encuentro y desde ese momento dominó, apagando el infierno de los red devils y consolidando las bases para la victoria final. El gol de Pedro adelantaba en el minuto 27 a los culés, pero siete minutos después empataba Rooney en uno de los únicos errores defensivos de los hombres de Pep Guardiola.

Durante la segunda parte sólo existió un equipo, desde el primer momento los blaugranas se hicieron dueños del balón y los goles del hombre del partido Messi y el asturiano Villa daban la tranquilidad suficiente para disputar los últimos minutos. La victoria se fomentó en el control del balón y la calma a la hora de buscar la portería rival, una defensa que sólo cometió un error y lo pagó caro, pero que finalmente consiguió el objetivo.

Se completa el ciclo, Wembley fue el inicio de una filosofía y de una manera de entender el fútbol. Tenía que ser aquí donde el Barça consiguiera levantar nuevamente el trofeo y hacer disfrutar a toda una afición que ya se ha lanzado a las calles para celebrar un nuevo éxito culé.

Me gustaría mencionar a un hombre que ha conseguido que su equipo sea admirado en todo el Mundo, no es otro que Pep Guardiola que llegó como un parche después de la marcha de Rijkaard, con un plantel tocado anímicamente y que en tan sólo varios meses logró recuperarlo. Desde aquel verano del 2008 hasta ahora, diez títulos para el técnico y los suyos. Dos Copas de Europa, tres ligas, una Copa del Rey, una Supercopa de Europa, dos Supercopas de España y una Copa del Mundo de clubes, todo esto en tan sólo tres temporadas, se puede decir que el Barcelona ha marcado una época en el panorama futbolístico.

Y si he de quedarme con un detalle del partido, no es otro que el gesto que ha tenido Puyol con Abidal. El francés ha luchado contra el cáncer hace tan sólo un par de meses y hoy ha disputado los noventa minutos en una final exigente. El central catalán se ha quitado el brazalete y se lo ha entregado al lateral francés para que este levantara el trofeo, una gran alegría con un éxito ante esta lacra que es el cáncer.

Enhorabuena al Barça y a todos los culés por el gran éxito cosechado en la noche de hoy.