Cuatro fiestas y un funeral



Finalmente fue Riazor el funeral, lágrimas en el Municipal coruñés ante la perdida de la categoría, en un partido en el que encontró con César que desbarató todas las ocasiones de los blanquiazules, en la última jornada del encuentro sentenciaba el descenso Soldado con el segundo gol del partido.

Desde hace varias temporadas, el Deportivo ha entrado en decadencia y ya no tenía nada de súper, ese equipo que ganó el título de liga, dos Copas del Rey y tres Supercopas de España. Las deudas que había atesorado el club, estaba pasando factura y los fichajes de jóvenes valores era la solución. El destino le tenía preparada una broma macabra, la última jornada era contra el Valencia, el mismo que le arrebató la liga de la 93/94, se encargó de enviarlo a Segunda división y de esta manera se convierte en su verdadera bestia negra.

Pero al igual que ha habido un funeral en Galicia, también han habido fiestas y alegrías en otras ciudades que han sufrido durante toda esta semana y durante los últimos noventa minutos. En tierras mañas descansan, once mil almas acompañaron al Real Zaragoza en el Ciudad de Valencia, los hombres de Aguirre jugaban en casa y no podían fallar ante un equipo que no se jugaba nada. Gabi se convirtió en el héroe de la noche y con su doblete dio la permanencia a su club.

En el reparto de papeletas para el descenso, la mayoría de ellas estaba en Anoeta. Todo parecía indicar que del derrotado en este partido sería el descendido, finalmente el gol de Cata Diaz, el primero de la temporada, daba la tranquilidad suficiente al Getafe para buscar la permanencia. Los resultados de los otros campos daba la permanencia a los azulones y ni siquiera el gol de Sutil para el empate asustó.

En el Reyno de Navarra también hubo fiesta, Cejudo al borde del descanso daba la permanencia matemática al Osasuna que finalmente no sufrió. Pero si lo haría el Mallorca que jugó con fuego, tan sólo un gol del Dépor enviaba al Mallorca a la liga adelante, en Son Moix se vivían momentos de angustias, tenían muy reciente el gol en el último minuto del Sevilla que le apartaba la temporada pasada de la Liga de Campeones, después de acabar el partido todos quedaron en el césped y explotó la alegría al saber el final del partido en Coruña.

Ahora quiero expresar y aunque sea cruel para los aficionados deportivistas, que estas jornadas son las que me hacen amar el fútbol. Sin tácticas, sólo corazón y cabeza en una noche mágica para los aficionados a este deporte. Un fuerte abrazo a los deportivistas y enhorabuena a los equipos que siguen en la liga BBVA.

Cuatro fiestas y un funeral



Finalmente fue Riazor el funeral, lágrimas en el Municipal coruñés ante la perdida de la categoría, en un partido en el que encontró con César que desbarató todas las ocasiones de los blanquiazules, en la última jornada del encuentro sentenciaba el descenso Soldado con el segundo gol del partido.

Desde hace varias temporadas, el Deportivo ha entrado en decadencia y ya no tenía nada de súper, ese equipo que ganó el título de liga, dos Copas del Rey y tres Supercopas de España. Las deudas que había atesorado el club, estaba pasando factura y los fichajes de jóvenes valores era la solución. El destino le tenía preparada una broma macabra, la última jornada era contra el Valencia, el mismo que le arrebató la liga de la 93/94, se encargó de enviarlo a Segunda división y de esta manera se convierte en su verdadera bestia negra.

Pero al igual que ha habido un funeral en Galicia, también han habido fiestas y alegrías en otras ciudades que han sufrido durante toda esta semana y durante los últimos noventa minutos. En tierras mañas descansan, once mil almas acompañaron al Real Zaragoza en el Ciudad de Valencia, los hombres de Aguirre jugaban en casa y no podían fallar ante un equipo que no se jugaba nada. Gabi se convirtió en el héroe de la noche y con su doblete dio la permanencia a su club.

En el reparto de papeletas para el descenso, la mayoría de ellas estaba en Anoeta. Todo parecía indicar que del derrotado en este partido sería el descendido, finalmente el gol de Cata Diaz, el primero de la temporada, daba la tranquilidad suficiente al Getafe para buscar la permanencia. Los resultados de los otros campos daba la permanencia a los azulones y ni siquiera el gol de Sutil para el empate asustó.

En el Reyno de Navarra también hubo fiesta, Cejudo al borde del descanso daba la permanencia matemática al Osasuna que finalmente no sufrió. Pero si lo haría el Mallorca que jugó con fuego, tan sólo un gol del Dépor enviaba al Mallorca a la liga adelante, en Son Moix se vivían momentos de angustias, tenían muy reciente el gol en el último minuto del Sevilla que le apartaba la temporada pasada de la Liga de Campeones, después de acabar el partido todos quedaron en el césped y explotó la alegría al saber el final del partido en Coruña.

Ahora quiero expresar y aunque sea cruel para los aficionados deportivistas, que estas jornadas son las que me hacen amar el fútbol. Sin tácticas, sólo corazón y cabeza en una noche mágica para los aficionados a este deporte. Un fuerte abrazo a los deportivistas y enhorabuena a los equipos que siguen en la liga BBVA.

no hay comentarios aun, pero puedes ser el primero.


No hay trackbacks aun.