Se confirmó lo que se vivió hace ocho días en Gelsenkirchen. El apabullante dominio de los hombres de Ferguson se trasladó al teatro de los sueños donde finiquitaron al Schalke 04 sin darle opción y goleandolo ante el delirio de Old Trafford.

Los alemanes tuvieron actitud pero son muy inferiores al United que salió con muchos suplentes en el once inicial, estos dominaron el encuentro de principio a fin. En cinco minutos certificó su presencia con los goles de Valencia y Gibson en los minutos 26 y 31. El español Jurado recortó distancias a falta de diez minutos para el descanso y así terminó la primera parte. La segunda parte fue más de lo mismo y el Manchester United hizo dos goles más para culminar la goleada. Anderson en los minutos 71 y 75 hacia doblete y convertía el estadio en una fiesta por la clasificación.  

Los que han podido presenciar el partido tanto en el estadio como en la televisión, han presenciado el que puede ser el último partido de una leyenda viva de esta competición, no es otro que Raúl González Blanco que puede renovar con los mineros y el año que viene no estará en Champions. Finaliza una carrera en la que ha conseguido tres títulos y ser el máximo goleador en competición europea, pero cuando todos pensaban que llegaría a la Bundesliga para finalizar su carrera y deambular por los estadios germanos, ha conseguido llegar a la final de la Copa alemana y contribuir al éxito del Schalke en la Liga de Campeones.