Dos históricos regresan al fútbol profesional este fin de semana. El Sabadell consiguió empatar a uno en la tarde de ayer en Ipurúa y al empatar sin goles en la Nova Creu Alta consigue el ascenso. Por su parte los pimentoneros sufrieron un poco más en Lugo, a pesar de la derrota por la mínima estarán en la división de plata por haber vencido en La Condomina por dos a cero.

Queda en el olvido para los murcianos la fatídica tarde de Montilivi donde bajaron al pozo de la Segunda B. Una tarde para olvidar y donde una tras otra la mala suerte golpeaba al Real Murcia con un penalti que consiguió desviar al palo Alberto y con un golpeo en su espalda se introduce en la red para consumar su descenso de categoría.

La clave de su ascenso ha estado en el compromiso de jugadores claves para hacer regresar a su equipo y de Iñaki Alonso, un gran conocedor de la categoría. Otra de las claves ha sido el tridente ofensivo formado por Pedro, Chando y Kike que han asegurado un gran número de goles para llevar a su club al campeonato del grupo IV de la Segunda B.

La marcha por el desierto se le ha acabado al Sabadell. El equipo arlequinado regresa al fútbol profesional después de dieciocho años fuera de él y el gol de Marc Fernández le daba el ascenso y a pesar del sufrimiento en los últimos minutos consiguieron su objetivo.

Tardes de buen fútbol el que ha ofrecido durante gran parte de la temporada los hombres de Lluis Carreras, a pesar de ser el campeón con menos puntos de los cuatro, es un gran bloque que ha encajado pocos goles y con un gran número de jugadores que han conseguido hacer gol. Ahora y como ha dicho su técnico es el momento de disfrutar algo que ha costado mucho conseguir.