Hay que decir que desde que llegó Rubiales a la presidencia de la AFE, la asociación ha dejado claro su posicionamiento en la lucha contra los clubes morosos, siempre luchando por los jugadores que militan en entidades más modestas y que no logran cobrar lo pactado en sus contratos.

No han escatimado sus esfuerzos en esta lucha, su único objetivo es velar por los intereses de sus asociados y que los clubes contraten jugadores según sus ingresos y presupuesto, lejos de gastar más que lo que entra en caja, algo que ha llevado a la ruina a demasiados equipos que se tienen que ir a la ley concursal para hacer frente de sus deudas, mientras otros que se basan en su presupuesto son perjudicados por este hecho.

La última noticia que nos ha llegado de la AFE,  es la decisión de la junta directiva de iniciar la temporada 2011-2012 una vez se garanticen todos los condicionantes para que la competición se pueda desarrollar con total normalidad. Las negociaciones por un nuevo convenio entre LFP y la asociación de jugadores están abiertas, siendo el momento de llegar a un acuerdo por el bien de nuestro fútbol.

Ahora tocará esperar con la incertidumbre de si empezará o no la liga. Personalmente creo que comenzará, pero estoy de acuerdo con la postura de AFE, todo trabajador que realiza su trabajo tiene el derecho a ser pagado por ello y el futbolista teniendo privilegios o siendo de un equipo de tercera división, es simplemente un “currante”.