Todo parece indicar que Cesc Fábregas puede acabar este año vistiendo la elástica blaugrana. Después de varios años en el que sus intentos de salir del Arsenal fueron negados por Wenger, este parece que será el verano en el que fiche por el club en el que se crió y en el que tiene grandes amigos como Puyol y Piqué.

El Barça no ha perdido la cabeza para traerse al centrocampista catalán, podía haber hecho una locura y pagar una cantidad indecente para traerlo en anteriores pretemporadas, pero había una cosa que jugaba a favor del club, la predisposición de Cesc para volver a la Ciudad Condal y ser feliz en el Barça.

Según la Cadena COPE, la semana que viene se puede anunciar su fichaje e incluso el diario deportivo Marca en su edición digital comenta que ya hay un preacuerdo entre jugador y el Barça, con el Arsenal predispuesto a vender. Así que parece que este será el año en el que termine un culebrón que todo aficionado sabía como acabaría.