Foto: Olé

Se despidió de su afición Martín Palermo, el resultado ante Banfield (1-1) era lo menos porqué los miles de aficionados que se congregaron en la Bombonera, lo hacía para despedir a su eterno goleador y la referencia durante la época contemporánea del club bonaerense.

Debutó con tan sólo dieciocho años en Primera, entonces militaba en las filas de Estudiantes de la Plata, durante cuatro temporadas apenas disputó partidos y estuvo cedido en el San Martín de Tucumán para jugar en la Segunda división en lo que parecía que era el estancamiento en su carrera deportiva. Tuvo que ser Daniel Córdoba en la temporada en que Palermo volvía a Estudiantes, el que le diera la titularidad y se la jugara por él. Desde entonces el delantero empezó marcando goles y llamó la atención de Boca Juniors.

En 1997 fichó junto a los hermanos Schelotto por el equipo de la Bombonera. No tardó en hacerse un ídolo para los xeneizes que veían en él, un goleador nato que no defraudó estando en el club, ayudando con sus 99 goles a conseguir durante cuatro temporadas la cifra de trece títulos, entre los que podemos destacar una Libertadores y una Intercontinental entre otros títulos tanto sudamericanos como nacionales.

Llegó el momento de dar el salto a Europa y sería el Villarreal el que se hiciera con sus servicios. El equipo “groguet” estaba en plena efervecencia y con su fichaje daba un golpe en la mesa para estar entre los grandes. En el Madrigal no dio la talla e incluso se lesionó de gravedad al caerle un muro en la celebración de un gol durante la disputa de la Copa del Rey, no terminó de estallar durante los tres años que vistió la elástica amarilla.

La temporada siguiente y al no entrar en los planes de Benito Floro decidió fichar por el Real Betis, tampoco triunfo y acabó cedido en el Deportivo Alavés de la segunda división española. Finalmente y visto que no terminaba de explotar en el viejo continente, el Loco decidió marcharse nuevamente a su país y volver a Boca Juniors.

En estas siete temporadas, hizo lo que mejor sabe hacer en las canchas argentinas, golear. Ha hecho 145 goles en 279 partidos y se ha convertido en una leyenda para los aficionados de Boca. En la albiceleste sólo disputó quince partidos e hizo nueve goles.