Cada vez tengo más claro que el jeque del Málaga no va de farol a la hora de hacer a su equipo un grande de nuestra liga. Está haciendo las cosas muy bien y si que es cierto que todavía no tiene a un megacrack en sus filas, es difícil a jugadores de élite convencerles para que vayan a un proyecto como el malacitano, pero están construyendo un ilusionante equipo de cara a la próxima temporada.

El primer fichaje en llegar ha sido Van Nistelrooy, esta contratación ha llevado la locura a la Costa del Sol, quince mil espectadores estuvieron en la tarde de ayer en la Rosaleda para aplaudir a su nueva estrella. El holandés ha correspondido a su nueva afición diciendo que no era un paso atrás en su carrera y que era un gran colofón a su trayectoria como futbolista.

Van Nistelrooy más que dar una estrella sobre el campo, aportará su experiencia a un club que quiere crecer, nombre y poderío a un proyecto que enloquece a una afición acostumbrada a sufrir por mantener la categoría. Baptista la fuerza, Rondón la juventud y Van Nistelrooy la experiencia, esas son las cualidades de un tridente que cualquier equipo quisiera tener.

Ahora suena con fuerza el nombre del mediocentro del Olympique de Lyon, Toulalán. El centrocampista puede ser la segunda gran sorpresa del jeque árabe para potenciar su plantilla, pero para eso todavía queda tiempo y con Al-Thani cualquier cosa puede pasar. ¿El objetivo? estar en Europa la temporada que viene y siempre es más sencillo llegar con grandes jugadores.