Finalmente se produjo la tragedia en el Monumental de Buenos Aires, desde hace varios meses se veía venir este desenlace y a pesar que la hinchada no quería creerselo, la pesadilla se hizo realidad para una afición que sigue sin creer que el club más laureado de Argentina se vaya a la “B”.

A los dos minutos llegó el gol de Pavone, parecía que todo se arreglaría, que los millonarios serían capaces de dar la vuelta a la eliminatoria y que todo sería eso, un mal sueño. Pero lejos de la realidad, en la segunda parte empataba Belgrano y despertaba a su rival de una pesadilla, pero para que se dieran cuenta de que era real todo lo que estaban viviendo.

Incluso Pavone falló un penalti, lo que llevó la desesperación a las gradas. En los instantes finales invasión de campo por parte de los aficionados más ultras de River, el arbitro tuvo que decretar la finalización del encuentro y el descenso del más grande en Argentina. Mientras tanto en el Monumental los jugadores tuvieron que ser escoltados para salir del terreno de juego.

Ahora llegan los momentos más amargos de este club, la reducción de los ingresos por televisión será importante y puede hacer mucho daño a la maltrecha economía del equipo que preside Pasarella. Se manchó la historia millonaria y militará por primera vez en la “B”, pero estoy seguro que un club tan grande, volverá a resurgir de sus cenizas como el Ave Fénix. Ahora toca unos meses de reflexión y apostar por volver lo antes posible al lugar que le corresponde.