En Elche todavía resuena la resaca del play-off, pero más que desilusionados por no ascender, están indignados por la forma en la que los medios nacionales han tratado a su afición durante la final que han disputado ante el Granada. Haciendo parecer que eran los “malos” de la película, cuando la culpa ha sido de energumenos que deberían estar alejados de los terrenos de juego.

En todos los medios televisivos salían imágenes en las que la afición ilicitana agredía a la afición granadina en el partido disputado en Los Cármenes y los lamentables hechos ocurridos sobre el césped del Martínez Valero nada más pitar el árbitro el final del partido. Seguidores franjiverdes saltaron para animar a sus jugadores y algún “tonto” que los hay en todos lados agredió al portero rojiblanco, Roberto.

En la ciudad de las palmeras se quejan amargamente del trato recibido y tienen su parte de razón. Tanto en la eliminatoria contra el Celta como la del Elche, hubieron graves altercados en los aledaños del estadio granadino y los autobuses de los equipos visitantes fueron apedreados por los aficionados andaluces. Incluso después de terminar el partido, desde la afición granadina se lanzaron objetos a la ubicación de la afición rival.

No queremos decir con esto que los aficionados vigueses e ilicitanos no hayan hecho lo mismo, sabemos que parte de la hinchada franjiverde lanzó objetos contra los andaluces. Pero cuatro “locos” no representan a toda una hinchada y en las imágenes que han dado las distintas televisiones, han dejado por tierra a la afición del equipo ilicitano y eso no es justo.

Ayer sin ir más lejos durante la celebración en tierras granadinas, se pudieron escuchar múltiples insultos hacia su rival en la gran final. Varios jugadores e incluido el técnico, no se libraron de los cánticos desafortunados de gran parte de la afición que se congregaban en el lugar. Quique Pina y sus jugadores (alguno de ellos con su hijo en los brazos) embriagados por el ambiente, se permitieron el lujo de insultar tanto al entrenador, a la ciudad de Elche, a su Dama y como no, a la afición ilicitana.

El presidente ya ha rectificado y ha pedido perdón, pero este hecho no borra lo ocurrido en la celebración del ayuntamiento, bochornosas imágenes que no representan a muchos aficionados rojiblancos que respetan a los rivales, este hecho no debe repetirse por parte de un club que es ya de Primera división.