Está tarde se disputa el partido definitivo de la eliminatoria final del play-off de ascenso a la liga BBVA. El partido ha sido declarado de alto riesgo y el ambiente que se vive en la ciudad ilicitana es el de las grandes ocasiones.

El Elche salió vivo en Granada, Jaime paró dos penaltis consecutivos y dio confianza a los suyos que ahora disputarán el último partido ante 36000 almas que alentarán a los franjiverdes hasta el final. Mientras alrededor de tres mil espectadores apoyarán a los andaluces en diferentes partes del estadio, ya que muchos fueron hasta la taquillas del estadio ilicitano para lograr entradas, aunque fuera entre el público franjiverde.

El partido se ha ido calentando demasiado y eso si que no es bueno para el fútbol. En varios telediarios nacionales han sacado imágenes en las que la afición ilicitana comenzaba los altercados y desde estas líneas debo decir que no fue así, porqué un servidor estuvo en Los Cármenes presenciando esta eliminatoria entre Granada y Elche. Tanta culpa tuvieron aficionados rojiblancos que franjiverdes, pero el lanzamiento de cuchillos fue demasiado hasta para unos cafres que ven en el fútbol, una salida a su violencia.

Pero hablemos de fútbol y del partido que se avecina, un partido diferente que tendrá todas las emociones de los grandes choques y en el que estará en estado puro, la esencia de este deporte. He dicho en varias ocasiones que el play-off fue un acierto para la liga adelante, le dio una vida a los equipos de media-tabla que antes a falta de seis o siete jornadas ya estaban jugando con suplentes porqué no se jugaban nada.

Pero los cinco partidos que hemos vivido hasta el momento, dan la razón a la LFP en su decisión de imitar a la first division inglesa. Ahora es el turno de hablar en el campo y no en los medios de comunicación, en los que he podido leer auténticas burradas que sólo sirven para calentar el ambiente y lo digo por la revista del Granada, en la que no analizaban al rival, sino que llegaban casi al insulto tanto a su técnico como a la entidad.

Espero que hoy reine la paz y la concordia entre las dos aficiones, triunfando de esa manera este deporte que nos emociona constantemente.