Darío Conca no es un conocido en el fútbol europeo, argentino de 28 años de edad, ni siquiera ha debutado en la selección albiceleste. Pero en Brasil ha hecho varios años impresionantes y estos han hecho que la torçida brasileira le adore y sea todo un ídolo en el país carioca.

Declarado en los dos últimos años el mejor jugador del Brasileirão, Conca fue observado por uno de los equipos más potentes y en progresión de China, el Guangzhou que le hizo una oferta mareante y que le convierte en el quinto futbolista mejor pagado, con un salario de más de diez millones y medio de euros.

Todos los amantes del fútbol brasileño le catalogan como crack, incluso en el país se ha llegado a decir que debería nacionalizarse para jugar con la canarinha. Ha sido líder en asistencias y posee una gran capacidad para hacer gol algo que le ha convertido en el mejor “10″ que hay hoy en día en sudamérica.

Formado en las categorías inferiores de Tigres, fue fichado en el año 2000 por River Plate. Tuvo compañeros de alto nivel con los que tenía que competir para hacerse un sitio en el once titular, eso le hizo no tener la continuidad suficiente para explotar en su país y tuvo que hacer sus maletas para viajar a Chile e intentar en el Universidad Católica, tener los minutos que necesitaba para crecer.

En Chile hizo dos temporadas muy buenas, consiguiendo el Clausura 2005 y llegar a semifinales de la Copa Sudamericana. Allí empezó a darse a conocer y equipos de más nivel se fueron fijando en él, pero cometió otro error y lo que certifica que no ha sido profeta en su tierra. Rosario Central lo fichó y nuevamente Andrada, al que ya tuvo en River Plate, lo dejaba en el banquillo.

Otra vez tuvo que hacer las maletas y salir a otro país para intentar triunfar. Vasco de Gama le fichó y allí estuvo una temporada en la que fue creciendo sin parar. Fluminense se fijó en él y le fichó para su proyecto, desde el principio mantuvo un nivel espectacular y fue enamorando a la torçida con su velocidad, regate y gran disparo desde fuera del área con el que consiguió muchos goles defendiendo la tricolor, su momento más delicado llegó al errar uno de los penaltis en la final de la Libertadores ante el Liga de Quito.

Los dos últimos año fueron muy diferentes en el Flu, en el primero evitaron el descenso a la serie B gracias a la aportaciones de los jugadores más veteranos y quedó a tan sólo un punto del fatal desenlace. Pero el año 2010 fue para enmarcar para Dario Conca y su equipo, consiguiendo el Campeonato Brasileño y la Taça Osmar Santos.

La oferta del Guangzhou ha sido irrechazable para el club carioca, ahora es el momento de que este jugador olvidado por la albiceleste demuestre que vale lo que han pagado por él en tierras chinas.