La resaca de la Copa América dura todavía en el país anfitrión. Después de caer en cuartos de final ante el que finalmente fue el campeón, Uruguay, la afición y prensa albiceleste continúan sin saber quién será el que dirija al combinado en los próximos objetivos, el principal la clasificación para el próximo Mundial de Brasil.

Mientras que el seleccionador paraguayo Martino indicaba que no sabe porqué había que destituir a Batista, la afición clama la vuelta de Maradona y varios técnicos de prestigio coquetean dejando caer que dirigir a la selección es un privilegio y que se sienten preparados para ese reto.

Mauro hijo del Virrey Carlos Bianchi ha declarado que su padre quiere ser el próximo seleccionador, pero que todavía nadie le ha llamado para ofrecérselo. El ex-técnico de Boca Juniors lo ha ganado todo con los xeneizes y es un hombre que tiene la reputación para ser respetado en el cargo, pero tiene una contra como es que desde que estuvo en el Atlético de Madrid allá en el año 2005 no ha vuelto a ponerse el mono de trabajo.

Pero el entrenador que tiene más papeletas de ser elegido es Alejandro Sabella que estuvo en la quinielas para sustituir a Maradona. Sabella ganó el Apertura con el “pincha”. Siempre de la mano de Pasarella en los banquillos, en el año 2006 decidió emprender su aventura en solitario y decidió dirigir a Estudiantes, en el año de debut se consagró ganando la Copa Libertadores, subcampeón del mundialito de clubes en el que cayó ante el Barça y perdió la Recopa Sudamericana ante el Liga de Quito. En estos momentos está en los Emiratos Árabes dirigiendo al Al-Jazira.

Su buenos números y el gran bagaje que tiene desde que está en los banquillos le hacen el claro favorito a ser el elegido, pero eso se sabrá en un futuro no muy lejano.