Es paradójico que un campeón del Mundo no sea valorado por su entrenador, esto le ha ocurrido a Joan Capdevila en el Villarreal. Garrido ya contó con Catalá la pasada campaña en detrimento del catalán. Esta pretemporada el técnico le comunicó que no cuenta con él y el lateral ha tenido que hacer las maletas y pedir al club que le deje salir.

Lisboa será su próximo destino y el Benfica su nuevo equipo a partir de mañana, todo parece indicar que se formalizará a lo largo del día y de esa manera ocupará la vacante que ha dejado Coentrão con su marcha al Real Madrid. En Portugal se le espera con los brazos abiertos y con la ilusión de haber conseguido la contratación de todo un campeón mundial de fútbol, intentando aunque parezca difícil que haga olvidar a la hinchada al luso.

No cuenta por una cuestión táctica del técnico, oficialmente es así pero es extraño que un jugador que ha demostrado la profesionalidad de Capdevila, tenga que marcharse con el historial que posee y sobretodo por la experiencia que puede aportar a una entidad que está haciendo las cosas bien, pero que no la rubrica con un título. 

¿Rejuvenecer la plantilla? eso he oído a un gran aficionado al fútbol esta mañana, pero no entiendo que si esto es así se renueve a Marcos Senna y se fiche a un “joven” de treinta y un años como Camuñas que llega procedente de Osasuna. También se ha apuntado el bajo rendimiento de está última temporada, también hay que indicar que Capdevila lleva tres veranos casi sin descansar por la selección y eso cansa a cualquiera. 

El tiempo dirá si el técnico del Madrigal está equivocado al no contar con el catalán, pero por el momento el más desfavorecido ha sido el jugador.