Después del partido disputado anoche, la albiceleste está al borde de la tragedia. En la Copa América que se disputa en su país y en la que salía como favorito para el título, puede salir a las primeras de cambio después de dos desastrosos partidos ante Bolivia y contra el rival de anoche, Colombia.

Un empate sin goles ante un rival que se hizo dueño y señor del centro del campo, sumando ocasiones tras ocasiones que hicieron de Romero, el hombre del partido ante unos cafeteros que se quedaron con un sabor agridulce ante lo que podía haber sido la sentencia para estar en la siguiente fase.

¿Qué le ocurre a los jugadores argentinos con su selección? Parece que Messi es otro, la alineación de ayer puede superar a cualquier país del mundo, pero las botas pesan en esta edición y Batista debe encontrar la manera de hacer resucitar a sus jugadores. ¿Cansancio por una temporada larga? Puede ser, pero esto lleva desde varios años con este problema y los seleccionadores que han pasado, no han logrado establecer un once titular que marque diferencias ante sus rivales.

Argentina todavía no se ha recuperado del descenso de River Plate y ya vive con enfado la situación caótica de la albiceleste. Ahora Batista ante la desaprobación de sus compatriotas piensa en la “gran final” que tendrá ante Costa Rica, en la que quiere remontar el vuelo para volver a ser la gran favorita.