Terminó la primera jornada para todos los grupos en esta Copa América 2011, con el sabor de que los eternos favoritos no lo son tanto y los que quieren reinar, no terminan de carburar.

Ante tanta sorpresa, Chile no quiso caer en el error que los dos grandes de América y fue fiel a su estilo, con muy buen juego y creyendo en sus posibilidades ante un rival como México que llegó con su selección “B” a este torneo. La tricolor pecó de juventud e inexperiencia y no supo rentabilizar el gol de Araujo antes del descanso. Durante la segunda parte la selección que dirige Borghi salió a por la remontada y comenzó a presionar la salida de balón para que sus rivales cometieran errores. Finalmente llegó el premio con los goles de Paredes y Vidal que hizo justicia a lo visto en el terreno de juego.

Viendo la tripleta de ataque que tiene los uruguayos, todos pensaban que doblegarían a su rival en la noche de ayer. Diego Forlán, Cavani y Suárez formaron el tridente ofensivo charrúa. Pero a pesar de tener estos tres atacantes, parecía que jugaban sin delantero centro. El atlético bajaba a recoger el balón en posiciones muy retrasadas y sus compañeros caían en banda para hacer peligro, se encontraban en una situación en la que no tenía un nueve puro.

Por su parte Perú llegó a la cita con dos puntales lesionados como son Farfán y Pizarro, contando con Guerrero que fue un quebradero de cabeza para la defensa celeste y fue el autor del primer gol del partido. El delantero puede ser una de los hombres de esta Copa América y gracias a este empate crecen en autoestima y creen en la posibilidad de pasar de ronda.