En un grupo en el que estaban tres equipos que habían disputado el pasado Mundial de Sudáfrica, lo que menos nos podíamos imaginar es que el primero en clasificarse fuera la cenicienta del grupo, Venezuela. No es una sorpresa viendo los otros grupos y como los modestos están haciendo de esta edición, su oportunidad única de hacer algo grande.

Un gol de González al cuarto de hora de la segunda parte daba la victoria para los venezolanos, situándose en la primera posición del grupo y apunto de certificar su pase a la siguiente ronda. Farías ha logrado que sus jugadores traten bien el balón, ha conseguido que su equipo pueda competir con cualquiera y que sus jugadores crean en sus posibilidades liderados por jugadores como son Rondón, Arango y Miku.

La tricolor cada vez lo tiene más difícil para estar en los cuartos de final. En la última jornada le espera Brasil ambos saben que una derrota les deja fuera del torneo y será un partido tenso. Ambos no han ganado en el torneo pero la canarinha tiene la historia a su favor, Ecuador por su parte no hizo un buen partido ante la vinotinto pero tiene peligro suficiente para dar la sorpresa a los hombres de Menezes.