De los partidos que se disputó anoche nos queda la clasificación de Chile y la de Uruguay. Los charrúas se enfrentarán en uno de los clásicos sudamericanos a la albiceleste en cuartos de final. También nos deja la eliminación de México que no consiguió ganar ninguno de sus partidos.

Uruguay sigue sin tener el gol que se le espera viendo a su tridente ofensivo, se podría decir que padece overbooking en la zona de ataque y es que tener más delanteros te aseguran más goles. Ese lema es el fiel reflejo de lo que viven los celestes estos últimos partidos, gol por partido es su promedio, tan sólo Suárez de su tridente mágico ha sido capaz de perforar la portería rival.

En el partido ante Argentina los uruguayos deberán de sacrificar a uno de sus hombres de ataque, para parar a Messi necesitarán tener superioridad en el centro del campo y no se puede lanzar al ataque con alegría porqué podría pasarle factura duranteel partido. Llegan a la eliminatoria lleno de dudas, después de un gran Mundial se suponía que estaba ante su gran año, la falta de gol y sólo haber podido vencer a una selección mexicana llena de no habituales, genera inquietud entre sus aficionados.

Chile por su parte sigue siendo la más fuerte junto a Colombia del torneo, sin titubeos y sólo cediendo un empate espera rival para los cuartos de final. En el partido final ante Perú llevó la iniciativa y con muchos suplentes cumplió las expectativas. Sigue esperando recuperar el mejor momento del Chupete Suazo que no está a su mejor nivel. Los franjirrojos quedaron terceros y esperan saber si estarán en la siguiente ronda, está vez no apareció su salvador Guerrero.