¿Qué ocurre en Can Barça? ¿por qué no cierra ningún fichaje? son preguntas que se hacen los culés en torno a las negociaciones que están haciendo la comisión deportiva con Alexis Sánchez y Cesc Fábregas. Desde el mes de junio están leyendo que la semana entrante es clave para la llegada del catalán o del chileno.

Desde principio de esta semana se hablaba que ya estaba cerrado el fichaje de Sánchez por los culés por 27 millones de euros + varibles, pudiendo llegar a 43 millones. Con el catalán han dado con hueso, Arsene Wenger es un duro negociador y no da su brazo a torcer, el técnico francés sabe cuando soltar cuerda y en el momento en el que van a cogerla… estira. De esa manera van pasando los días y el amplio porcentaje que aseguraba que Cesc llegaría al club culé, va rebajándose, acercándose el principio de temporada y la ansiedad del jugador que quiere estar concentrado para el principio de temporada.

Los aficionados cada mañana llegaban a los kiokos buscando información y la alegría de cerrar el primer fichaje de la temporada, finalmente lo único que encuentran son páginas y más páginas de artículos en el que hablan de la posible llegada o el cierre de las operaciones. Mientras tanto se consuelan viendo que el mercado de fichajes está casi parado ante la crisis en nuestro fútbol y viendo que su club tiene una de las mejores plantillas del mundo.

En el entorno se echa de menos a un negociador nato, alguien que sepa cerrar rápidamente la llegada de nuevas incorporaciones, pero un hombre que no se deje engañar y comprar a cualquier precio. El mero hecho de llamarte Barça o Madrid encarece un traspaso, los clubes que tienen los derechos del jugador saben que son capaces de pagar cualquier cantidad para hacerse con sus servicios.