Después de su marcha como director deportivo de la Federación Española de Fútbol, todo indicaba que Fernando Hierro se tomaría un año sabático, un tiempo para tomar con tranquilidad decisiones que le ayudaran en su futuro profesional, pero el proyecto del jeque árabe Al Thani le ha seducido y ha conseguido que el andaluz acepte el cargo de manager general del Málaga.

Nunca ha militado en el equipo de su provincia, en las pruebas que realizó en su día fue rechazado por los técnicos blanquiazules y nunca pudo cumplir su ilusión juvenil de vestir con la elástica del Málaga.  Finalmente llegó a ser futbolista gracias a su hermano Manolo que lo aconsejó para el Real Valladolid y en el que inicio su carrera meteórica hasta llegar al Real Madrid, sino hubiera sido por su hermano ahora posiblemente hablaríamos de un mecánico de la provincia malagueña.

Ahora llega con el Mundial bajo el brazo y con una gran gestión realizada en la Federación. Los dueños del Málaga sabe de la gran presencia de Fernando en las instituciones futbolística y era la oportunidad de hacer su fichaje galáctico para los despachos después de la llegada de Julen Guerrero para ocuparse de la cantera.