Empezó a rodar el balón en el grupo B y comenzó con la primera sorpresa del grupo. La selección vinotinto consiguió arrancar un empate sin goles a la sempieterna Brasil que defraudó en su debut, siendo incapaz de hacerle un gol a la cenicienta del grupo. Media hora ilusionante en la que parecía que la favorita encarrilaría la victoria y en ese momento su rival supo parar el juego de los hombres de Menezes y las dudas llegaron a la expedición brasileira.

Lo cierto es que el terreno de juego tenía la pendiente hacia la portería venezolana, pero sin la pegada de otros tiempos y la “samba” que imponía la canarinha a su fútbol. La primera parte fue de dominio total de los brasileiros, dos ocasiones claras de gol por medio de Pato que envió a un palo el balón y la otra de Robinho que sacó Vizcarrondo cuando parecía que los cariocas abrirían la lata. En la reanudación más de lo mismo y poco a poco se fueronquedando sin ideas para anotar el gol de la victoria.

Durante la segunda parte agradó más Venezuela, pero seguía olvidándose del ataque y dando el balón al rival. Más ordenados y esperando su oportunidad, no perdió los papeles en ningún momento, defendiendo a capa y espada el empate sin goles. Sin descuidar su ataque en la que Miku, Rondón y Arango, tres viejos conocidos de la liga española, ponían dificultades a la defensa rival.

Por su parte el hombre del momento defraudó como su selección. Neymar tuvo detalles de calidad pero no logró la manera de superar a la defensa que tenía enfrente en la noche de hoy.