No os realizaré una crónica porqué ya la habrán leído, pero si un mínimo análisis del partido que disputaron paraguayos y ecuatorianos en el partido que cerraba el grupo B de esta Copa América.

A diferencia de los siempre favoritos Argentina y Brasil, los paraguayos hicieron un buen juego y fueron superiores a la tricolor durante gran parte del partido. Y lo hicieron de la manera más fácil de ver el fútbol, no es otra que orden defensivo, desequilibrante por bandas pero le faltó que sus arietes definieran en la finalización.

Los nombres que tiene arriba dan miedo, Lucas Barrios, Santa Cruz y Haedo Valdez. Estos chocaron una y otra vez con el meta Marcelo Elizaga, a sus 39 años hizo honor al apodo de “Muro”  fue de largo el mejor de su equipo y demostró que esta viviendo una segunda juventud.

La Tri no buscó tanto como su rival la portería, sin embargo buscó con contragolpes peligrosos el tanto de la victoria y las tablas les deja un sabor agridulce. Este empate deja una secuela importante para los ecuatorianos, su estrella Valencia tuvo que ser sustituido y es seria duda para el partido ante la vinotinto.