El argentino Marcelo “loco” Bielsa ya ejerce como técnico del Athlétic de Bilbao, ha visitado las instalaciones de Lezama y ha comenzado a trabajar en su nuevo equipo con celeridad. En la rueda de prensa se ha puesto retos desde el primer partido, no quiere hablar de adaptación y sí de buscar la victoria desde la primera jornada liguera.

Un loco por el fútbol, ese es Bielsa. Una persona capaz de vivir como un ermitaño, sólo pensando en fútbol como hiciera en su andadura como seleccionador chileno, en el que consiguió una brillante clasificación para el pasado Mundial de Sudáfrica. Amante del fútbol que ya no lo disfruta como él mismo ha dicho en infinidad de ocasiones, porqué cada vez que ve un partido no lo goza, sino que lo analiza y sus análisis a los equipos rivales llegan a ser enfermizos. Amante del fútbol de ataque ya ha dicho en su primera rueda de prensa que buscará estar en campo rival, tener posesión y que tener protagonismo en los partidos que disputen los leones la temporada que viene.

Los aficionados del Athlétic que no conocen a fondo a Marcelo Bielsa deberían estar tranquilo, el “Loco” es un amante de la cantera como ya demostrara en su primer año como entrenador profesional, consiguiendo dos títulos con Newell’s Old Boys con un equipo hecho desde la base, llegando a viajar por toda Argentina buscando jóvenes valores.

Es cierto que no tiene experiencia en Europa y la única vez que estuvo en el viejo continente fue en nuestro país en el banquillo del Espanyol. Su paso fue efímero y su experiencia duró apenas unos meses, los resultados no llegaron y fue destituido en la sexta jornada. De aquello hace ya once años y desde entonces ha evolucionado, un hombre metódico, exigente y que exprime al máximo a los jugadores que dirige. Ahora nos falta saber como se adaptarán los “leones” a un técnico tan exigente día a día y si la fórmula que ha empleado con las selecciones tiene cabida en una liga tan exigente como la española.