Empieza a ser preocupante el parecido entre ambos técnicos portugueses. ¿Piensan igual o es todo fruto de la casualidad? Desde que comenzara la carrera como entrenador el flamante fichaje del Chelsea, parece que esté intentando imitar a su compatriota a la hora de querer jugadores para sus “blues”.

Jugador que gusta a Mourinho, jugador que quiere Villas-Boas. Desde hace un par de semanas se ha entrometido en los fichajes del club blanco, desde Stamford Bridge se desea a jugadores como Neymar y Coentrão, incluso dejó caer el interés por Sergio Ramos, ahora ha llegado el momento de intentar arrebatar a la casa blanca a su central portugués, Pepe.

A falta de la firma para cerrar su renovación por cuatro millones de euros y cuatro años de contrato, el equipo de Abramóvich le ha hecho una oferta que podíamos denominar “+1″. Que consiste en un millón y un año más que le ofrece su actual club. Esas eran las pretensiones de Pepe para renovar por el Real Madrid, finalmente se llegó a un acuerdo que favorecieran a las dos partes y todo está a falta de la firma de contrato.

Villas-Boas está siguiendo a pie juntillas la carrera de Mourinho, temporada para enmarcar en el Porto y salto a la Premier league de la mano del Chelsea. Les gusta los mismos jugadores, pero hay una diferencia vital entre ambos y es la forma de jugar de sus equipos. Mientras el técnico madridista le gusta centrar sus partidos en no encajar goles para luego sentenciar al rival, el técnico blue le gusta que sus equipos jueguen un fútbol de ataque que agrade a su afición, son modos diferentes de ver el fútbol pero con la misma validez.