Alexander Hleb no tiene ningún pretendiente. Y lo malo es que le queda un año de contrato con el Barcelona. El club azulgrana no sabe qué hacer con él. No tiene ninguna oferta por el bielorruso y el futbolista está lesionado.

El problema es que Guardiola no quiere verlo ni en pintura en el primer equipo. Sabe que rompería el buen rollo y la armonía que reina en el vestuario azulgrana. Por eso, ha dado instrucciones a Zubizarreta para que lo coloque como sea en un equipo, algo que hasta ahora ha sido imposible.

El rendimiento que ha tenido en las últimas temporadas ha estado muy por debajo de lo esperado. Además, tiene una ficha muy elevada que es difícil de asumir por otros clubes.

Está claro que al Barcelona no le va a quedar otro remedio que regalar a Hleb. Es decir, cederlo a otro equipo pero asumiendo prácticamente la totalidad de la ficha.
Por otra parte, el club confirmó la cesión de Keirrison al Cruzeiro.